miércoles, 20 de mayo de 2020

TRANSCRIPCIÓN TRADUCIDA "EN EL GRAN SOLO" POR BRIAN PHILLIPS PARA ESPN. Prólogo..

Prólogo

Muchas maneras de morir

En el verano de 1977, un incendio arrasó el desierto del interior de Alaska, al oeste del monte McKinley. Tundra quemada en roca; 300,000 hectáreas de bosque desaparecieron en llamas.  
Cuando el humo se disipó, dejó una extraña cicatriz en el mapa, un enorme cráter carbonizado plagado de caídas.
 En el invierno, cuando las temperaturas en el interior caen a 40 grados bajo cero, los esqueletos de los árboles quemados se rompieron con el frío o fueron arrancados por fuertes vientos. Los matojos de tundra se congelaron.
Todos los años, a principios de marzo, la Iditarod parte de Anchorage, en la parte centro-sur del estado, y corre en noroeste hacia la línea de meta en Nome, en la costa del mar de Bering. En sus primeras etapas, el camino va hacia arriba en las montañas de la Cordillera de Alaska, luego, se sumerge en el interior, donde entra en el país quemado por el fuego.
Cordillera de Alaska
Una cadena montañosa en el centro-sur de Alaska que incluye el Parque Nacional Denali y el Monte McKinley, el pico más alto de América del Norte. La Iditarod atraviesa la Cordillera de Alaska al comienzo de la carrera, ese tramo, es una de las partes más difíciles. 

 Para los mushers de Iditarod, el Farewell Burn, como se conocía la región, era una pesadilla. La carrera se había fundado solo cuatro años antes, como una forma de conmemorar la importancia de los perros de trineo en Alaska. Grandes extensiones del estado habían sido, durante gran parte de su historia, inalcanzables por otras formas de transporte. Ahora los equipos de perros se vieron obligados a navegar a través de tocones ennegrecidos y arboles caídos, a lo largo de un sendero imposible de seguir.

 Muchos años, el Burn acumuló poca nieve. Los trineos tuvieron que ser arrastrados a través del barro endurecido y la grava. Los corredores tuvieron varias dificultades; fragmentos de árboles engancharon las líneas de tiro e incluso las velocidades cayeron a los 5 kilómetros por hora.
En 1984, la Oficina de Administración de Tierras de Alaska abrió una franja para un mejor camino. Pero incluso entonces, un musher experimentado podría necesitar 12 horas o más para cruzar de Rohn a Nikolai, los puntos de control a cada lado de Burn, un tramo que con frecuencia se hacía en la oscuridad, a través del fuerte viento y el frío extremo bajo cero. El novelista Gary Paulsen, que corrió la Iditarod dos veces en la década de 1980, describe a Burn como un lugar donde los mushers literalmente se vuelven locos. "Estaba más allá de toda razón", escribe Paulsen en sus memorias Iditarod Winterdance . "Entré en un mundo de realidad y sueños mezclados, poblado de las almas y criaturas más extrañas ..." En un momento, él piensa que está en una playa en California; en otro saca un hacha real para defenderse de un ataque de un alce imaginario. Cuando él llega, sus perros han desaparecido; Está solo en el paisaje. Se tropieza con ellos a 100 metros de distancia. Ha encendido un fuego y los ha acostado sin saberlo.

La Iditarod atraviesa Burn por alrededor de 56 kilómetros. La longitud total de la Iditarod es más de 1,600 kilómetros. El tramo quemado, no es la sección más difícil.
Ilustración de alces
Alce
Los alces se encuentran en todo Alaska y se suelen durante la carrera. Los equipos a menudo usan senderos también ocupados por alces, lo que puede conducir a ataques.



A fines de febrero, volé a Alaska con la intención de seguir la Iditarod 2013 desde la ciudad más grande de Alaska y el comienzo ceremonial de la carrera. Los mushers no comienzan oficialmente desde Anchorage; La carrera real comienza al día siguiente, a 112 kilómetros de distancia en Willow.

Nome
Una ciudad cerca del mar de Bering, y la última parada de la Iditarod.
 Los mushers más rápidos tardan alrededor de nueve días en llegar a la línea de meta, y eso supone condiciones ideales, con cielos azules y nieve cubierta de hielo.
Se estaba contemplando una semana y media de tormentas de nieve muy frías, probables y casi inevitables, condiciones de viaje peligrosas y aislamiento total del mundo civilizado.

Odio la nieve, no practico deportes de invierno, mantengo el termostato a 18 grados en un buen día y no he cerrado sesión en Spotify desde 2011.
Llamé a un piloto.
"¿Tienes experiencia en situaciones de supervivencia en invierno?"  me preguntó.
"Claro", dije. "Sobrevivo a ello al quedarme adentro. Es una técnica que me ha funcionado bien hasta ahora".
"¿Has pasado algún tiempo en aviones pequeños?"
"He, eh ... he visto películas en las que la gente pasaba tiempo en pequeños aviones".
"¿Qué tal acampar en invierno, mochilear, algo así?"
"Caminatas de un día", dije miserablemente.
Hubo una pausa en el otro extremo de la línea. "Bueno", dijo, "seré sincero contigo. Hay muchas maneras de morir en Alaska".
Eso fue en septiembre. Durante los siguientes cuatro meses, la frase "por favor no mueras" comenzó a aparecer con tal vez un poco más de frecuencia de la que te gustaría ver en tus correos electrónicos de trabajo.
¿Por qué estaba tan interesado en hacer esto? ¿Para hacer este viaje para el que evidentemente no estaba preparado?
 Tenía algo que ver con Alaska en sí, su enorme amplitud y vacío: 731,449 personas repartidas en  147.795.082 kilómetros cuadrados, un territorio más grande que España, Francia y Alemania combinadas con un poco menos de personas que el área metropolitana de Dayton, Ohio. Quiero decir, las estadísticas de densidad son una broma . El promedio de los Estados Unidos es de 87.4 habitantes por kilómetro cuadrado. El estado número 45 más denso, Nuevo México, reduce eso a 17. Alaska tiene 1.28. ¡Y más del 40 por ciento de los habitantes de Alaska viven en una ciudad! Factoriza Anchorage metropolitano y estás viendo aproximadamente tres cuartos de una persona por kilómetro cuadrado, en un área de tierra 10 veces el tamaño de Wisconsin.
No sé cómo te mueves, emocionalmente, con respecto a las tablas de densidad de población. Personalmente encuentro esto inquietante.

Siempre me han fascinado los lugares fríos del fin del mundo. Cuando solía pasar mucho tiempo en las bibliotecas, desperdiciaba horas acumulando narraciones de exploración polar, rastreando a los aventureros que murieron congelados, las expediciones que desaparecieron.

La generación de Scott y Shackleton fue probablemente la última en vivir con la vieja creencia intuitiva de que el mundo iba más allá de la parte que su civilización había descubierto. Que había espacios en blanco significativos en el mapa, terra incógnita. Es fascinante, ver a estos emisarios de mentalidad práctica de la alta cultura europea, lanzarse a lo desconocido con equipaciones muy rudimentarias.



Robert Falcon Scott, quien murió en la Antártida en 1912, trató de llevar ponis al Polo Sur porque no confiaba en los perros de trineo.
 

Apsley Cherry-Garrard, quien escribió, sin exagerar, una memoria llamada "El peor viaje del mundo", casi murió varias veces inimaginablemente horribles hacia principios del siglo XX mientras intentaba recuperar un huevo de pingüino emperador, para Science. Conozco las genealogías de sus barcos. HMS Terror y Erebus, las embarcaciones en las que James Clark Ross cartografió la costa de la Antártida en la década de 1840, allí todavía se encuentra un monte Terror y un monte Erebus, volcanes en la isla de Ross, y cómo desaparecieron, junto con toda la expedición de Sir John Franklin, en 1845. El Fram , barco desde el que Roald Amundsen partió hacia el Polo Sur en 1910, y la forma en que fue diseñado en primer lugar por Fridtjof Nansen, pensando en un esquema para incrustarse en el propio hielo marino del Ártico.

No digo que esto sea correcto, pero hay algo mágico para mí, algo literalmente encantador, sobre un lugar que puede inhalar un grupo de veleros victorianos y dejar atrás un puñado de botones de latón y una copia de El Vicario de Wakefield . Aterrador, pero encantado. Esa alta niebla blanca que se desvanece, ¿no te llama a ti también?

Nadie está seguro de lo que significa la palabra Iditarod. La mejor suposición es que proviene de la palabra ingalik y holikachuk hidedhod , que significa "lugar lejano". Es el nombre de un río; en 1908, un par de buscadores encontraron oro en uno de los afluentes, Otter Creek. Una ciudad en auge, llamada así por el río, surgió. Ahora es una ciudad fantasma, una bóveda de banco vacía y un burdel abandonado. La carrera de este año lo atraviesa. La gente que había estado allí me contó sobre acampar bajo la aurora boreal y ver cómo los ojos verdes de los perros se deslizaban desde la oscuridad.

"Ven una semana antes", dijo mi piloto, "para que puedas aprender a volar el avión".

domingo, 17 de mayo de 2020

CÓMO EVOLUCIONA NUESTRA MENTALIDAD.

Es algo curioso, nuestra memoria funciona de una manera selectiva, por lo que no recordamos toda la información de la misma manera, a eso se le llama memoria selectiva.
La ciencia dice: que las experiencias que tenemos de pequeños, nos marcan de alguna manera en nuestra fase adulta y si son traumáticas, aún mas. Pero; ¿y las experiencias que vivimos de adultos?, ¿nos marcan de igual manera?. Pienso, que son vitales para que nuestra mentalidad se vaya forjando. Me gusta verlo como que nuestro cerebro es una ficha del trivial infinita, en la que vas metiendo quesitos de colores a modo de ir aumentando tus conocimientos y que dichos quesitos són las experiencias. Cada color, tiene un grado de experiencia e incide en tu mentalidad de una manera diferente, la suma de muchos quesitos y de unos colores u otros, son nuestra evolución.
En los últimos años, mi mentalidad a ido evolucionando hacia lo que de pequeño me llamaba más la atención, por lo que como Musher, siento esa necesidad.
Es curioso, cómo mi evolución mental pensando en el Mushing, a ido buscando diferentes caminos para llegar a un punto concreto, ese punto es cómo la vuelta a la niñez, donde la aventura practicamente era la principal meta para todo. Supongo que a muchos de vosotros también os pasaba, que todo lo que haciamos lo convertiamos en una aventura. Pienso en la manera que teniamos de entretenernos, practicamente el mayor tiempo posible en el exterior, calle, montaña o campo dependiendo de donde se criara cada uno, pero en definitiva fuera de casa. Cualquier juego entrañaba una aventura. Las chapas eran siempre carreras largas con circuitos hechos a mano en la arena, con mil dificultades, para jugar a las canicas buscabamos zonas abruptas para darle emoción, incluso jugar al escondite se convertia en una verdadera yincana, que duraba horas. Cuando montabas en patinete solo buscabas riesgos, como si fueras un deportista extremo al igual que con la bici. Uno de los sueños probablemente mas extendidos entre todos los niños de mi época, era dormir en tienda de campaña en el campo o construir una cabaña con tus manos y tus amigos. Creo que teniamos una mentalidad basada en cuanto mayor sea la aventura, mejor lo pasaremos. Ese sentimiento, es el que tengo mas presente hoy en día y si lo llevamos al Mushing, se convierte en lo mismo, cuanto mayor sea la aventura, mejor lo pasaremos, esta vez con mis colegas los perros.
A parte de contabilizar los datos que me gusta mucho, también he aprendido a disfrutar de la sencillez de salir con los perros sin control de datos, sin un objetivo aparente de distancia o tiempo, por el mero hecho de correr, o parar, o las dos cosas. Entreno por sensaciones se llama en el campo humano deportivo. Supongo que es la manera en que los perros ven cada entreno, obvimente ellos no piensas en hoy haremos 10 kms o estaremos 2 horas, me imagino que solo piensan en correr y avanzar.
Al fín y al cabo, como cuando eramos niños.

Como niños


                                                                 Rubén Rb

domingo, 10 de mayo de 2020

TRANSCRIPCIÓN TRADUCIDA "NACIDOS PARA CORRER" DE ALASKA MAGAZINE

HISTORIA E IMÁGENES DE DONNA DEWHURST




 El humorista Will Rogers dijo en una famosa cita: "Si no hay perros en el cielo, cuando muera, quiero ir a donde fueron ellos".

Si alguna vez has tenido una relación cercana con un perro, entiendes el vínculo incondicional que se puede formar entre un humano y su perro, y este vínculo se lleva al límite durante la segunda semana de marzo de cada año en la Iditarod . Los fans siguen la carrera a través de los nombres de los mushers, pero esos 14 perros que forman el equipo son el motor inquebrantable que tira del trineo esas 1,600 kilómetros.

TODOS PIENSAN SECRETAMENTE, que su perro es comparable a un perro de Iditarod y tienen razón. Cada raza o cruce de perros tiene habilidades en las que se destacan y nacieron para ello.  
Pero imagine un equipo de perros Labrador en la Iditarod: todos llevarían pelotas de tenis y buscarían constantemente el mar abierto más cercano para nadar, a pesar de las temperaturas bajo cero. Hace años, alguien corrió la carrera con caniches estándar, pero tener capas de pelo en lugar de pieles aislantes los expuso a la hipotermia, y el Comité Iditarod Trail prohibió su uso futuro.

 LOS MUSHERS ENFOCAN SUS VIDAS ALREDEDOR DEL CUIDADO Y EL BIENESTAR DE ESTOS ATLETAS INCREÍBLES, Y LO HACEN CON UN AMOR TOTAL HACIA LOS PERROS.

 Lo que nos lleva a los perros esquimales. Todos los perros Iditarod actuales son huskies o Alaskan husky. Los corredores de maratón nacidos en la naturaleza, los huskies poseen una magia metabólica especial que les permite no solo sobrevivir a estas carreras de larga distancia sino también prosperar en ellas. Los investigadores Mike Davis (Oklahoma State University) y Karyn Hamilton y Ben Miller (Colorado State University) han estado estudiando perros en los kennels de la élite de carreras de Alaska para comprender mejor la ciencia de la fisiología de estos atletas.

La genética y la fisiología, sin embargo, son solo una parte de la historia. La forma en que se crían y la psicología detrás de hacerlos un equipo cohesionado es la otra parte. Para explorar este aspecto, solicité la ayuda de la famosa Musher Iditarod Aliy Zirkle. Zirkle y su esposo, Allen Moore, han estado compitiendo con Alaskan Huskies desde la década de 1990, con sede en SP Kennel, en las afueras de Fairbanks. Zirkle es la única mujer que ha ganado la Yukon Quest, y Moore la ha ganado tres veces. En cuanto a Iditarod, 2020 será la vigésima carrera de Zirkle; Sus mejores resultados fueron tres podiums consecutivos en 2012-2014. Más pertinente a esta historia, ella nombra al compañero Musher Martin Buser por ganar el Premio Humanitario Leonhard Seppala de Iditarod, un  premio que conceden al Musher que gana cinco veces el cuidado ejemplar del perro durante la carrera.

Gravy, el cachorro de Aliy Zirkle, a los 10 meses de edad, es un próximo miembro enérgico de su equipo de carreras.


Entonces, ¿cómo manejan y entrenan Zirkle y Moore a más de 40 de estos supercampeones caninos? Descubrí que un kennel para perros de trineo es como manejar cualquier equipo deportivo grande, excepto que los atletas tienen una edad enorme. Cada perro debe recibir atención en relación con su salud, capacidad atlética, género, personalidad y edad.
De pie en su kennel, veo y escucho un montón de perros ruidosos, ansiosos, aparentemente hiperactivos, pero muy amigables y felices. En medio de los ladridos y el movimiento de la cola, Zirkle decía simplemente "¡Silencio!" y todo el kennel quedó instantáneamente en silencio y atento. Sentí una increíble cantidad de respeto mutuo aquí. Para lograr esto, ella y su equipo humano se preocupan por cada perro al reconocer sus talentos, habilidades, debilidades y necesidades únicas. Para explicar mejor cómo funciona todo, Zirkle decidió presentarme a tres perros muy diferentes en rl kennel.

Primero, me encontré con Gravy, un cachorro de 10 meses. Es demasiado joven para estar en un equipo de carreras, pero sigue siendo un miembro importante; Es la salsa en el futuro de SP Kennel. Desde el principio, Zirkle enfatiza el entrenamiento positivo para los perros jóvenes, absolutamente sin negatividad. Los cachorros se ejercitan por separado de los perros mayores, manteniendo las carreras más cortas con más descanso para que no pierdan peso o se cansen y desanimen mientras crecen y maduran. La vida se compone de ejercicio, diversión, comida, descanso y aprendizaje de los perros mayores. Se alimentan el doble que los perros adultos para mejorar el crecimiento muscular y el desarrollo del cerebro.

Luego, conocí a la adorable Violet, de seis años, ligeramente bizca, llena de energía y en su mejor momento para competir. Ella ya tiene cuatro Iditarods y dos Yukon Quests en su haber: bueno en su arnes. Tan pronto como las temperaturas comiencen a enfriarse en el interior de Alaska, generalmente en septiembre, Violet ayudará a dirigir sesiones de ejercicios enfatizando correr juntos en armonía. Para octubre, el kennel pasa al "modo de carrera", con las primeras nevadas trayendo mucha emoción y anticipación.

Puppy Gravy (izquierda) en un ejercicio revolviendo la hierba de verano con Violet, una de las integrantes actuales del equipo de carreras de Zirkle

Los miembros del equipo son seleccionados y entrenados para tener temperamentos suaves e incluso para evitar la sobreexcitación o la agresión. Muchos de los perros en el kennel son esterilizados o castrados para controlar el tamaño del kennel y limitar el mal comportamiento inducido por las hormonas. Se sabe que otros mushers compiten solo con perros machos, porque creen que las hormonas femeninas "se meten el cerebro", de lo que Zirkle se ríe a carcajadas. A menudo utiliza a las mujeres como líderes debido a su excelente toma de decisiones, con velocidad y empuje que compensa el tamaño y la fuerza.
También es importante para estos corredores activos la calidad y cantidad de sus alimentos. Zirkle explica que puede ser complicado crear o encontrar una mezcla que proporcione lo que necesitan, básicamente 30 por ciento de proteína / 25 por ciento de grasa, sin dejar de ser aceptable para los perros. Se agrega un poco más de proteína durante las carreras. Los alimentos normales para perros apuntan a un 18 por ciento de proteínas y un 12 por ciento de grasas. Las fuentes de proteínas para los perros de Zirkle varían de pescado a pollo y carne roja, dependiendo de la época del año y la disponibilidad. La cantidad de comida dada se basa en el tamaño, el peso y el nivel de actividad del perro.

Violet (a la izquierda) y Nacho (a la derecha) disfrutan de un soleado día de invierno para el inicio ceremonial Iditarod 2017 en Anchorage.

Por último, me encontré con Nacho, que tiene 13 años, ya retirado, un ex líder del equipo tanto para Iditarod como para Yukon Quest, y un respetado padre de muchos en el kennel. Se ha ganado ser un miembro vitalicio del equipo, pasar sus días en el "parque" con su "esposa", Olivia, y amplios juguetes de cuero crudo y chirriantes. Obtiene una mezcla de alimentos para perros senior, que atenúa la grasa y las proteínas y agrega elementos para apoyar la salud de los huesos y las articulaciones. Su ejercicio se limita a carreras divertidas y disciplina a los cachorros.
En general, la mayoría de los perros de carreras se retiran alrededor de los siete u ocho años. ¿Qué les sucede a estos perros cuando ya no juegan un papel vital en el equipo? No es sorprendente que siempre haya amigos y fanáticos del kennel ansiosos y dispuestos a adoptar un perro "retirado" en su propia casa, en Alaska o más allá.
Mantener a estos perros saludables física y mentalmente es un trabajo que se extiende las 24 horas del día, los 365 días del año. Los mushers centran sus vidas en el cuidado y el bienestar de estos atletas increíbles, lo que hacen por amor total a los perros. Algunos mushers, como Zirkle, encuentran fama con una base de admiradores increíblemente grande y devota, pero incluso los más exitosos nunca ganan una fortuna real. Casi todos deben encontrar fuentes adicionales de ingresos, y cazan y pescan para proporcionar carne para ellos y sus perros. Aún así, todos están dispuestos a enseñar y compartir su conocimiento y entusiasmo contagioso de correr. Realmente al final, se trata de los perros.

El equipo de Zirkle se mantiene tranquilo y encaminado mientras los entusiastas fans se acercan para saludarla al final del
inicio ceremonial Iditarod 2018 en Anchorage


Después de 10 años siendo parte del equipo de fotógrafos y escritores de Iditarod, Donna Dewhurst se ganó el respeto del estrecho vínculo entre los mushers y sus perros. 

domingo, 26 de abril de 2020

ESTADÍSTICA ENTRENAMIENTOS 2019/2020


Es hora de repasar los datos, las cifras, la suma de todo.

Podéis hacer click en la foto para aumentarla.

Al igual que en los últimos post he relatado resumidamente "mi filosofía del cómo", en este post también me gustaría describir brevemente algo que pienso hace mucho tiempo al respecto, sobre las cifras de los entrenamientos.
Realmente no llego a comprender por que se ha convertido en un dato taboo. Hoy en día, casi nadie publica sus datos de entrenamientos, quizás porque piensan algunas de estas razones:
- Esconder información para no dar pistas a los rivales.
- Miedo a que te critiquen por "hacer" más o menos.
- Contar tus secretos.
Cualquiera de ellas me parece absurda. Deberiamos saber de sobra que nadie que copiase un entrenamiento de otra persona, sería optimo para su circunstancia, o alguien que te critique según su opinión poque haces más kilómetros de los que se pueden hacer .
Al hilo de esto último, va mi reflexión.
He escuchado muchas veces frases cómo: "para llegar a una carrera tienes que llegar con tantos kilómetros" o, "hay que hacer la mitad de distancia entrenando de lo que haces compitiendo" o, "hacer muchos kilómetros en tierra, es malo"
Cualquiera de ellas es respetable porque es la convicción de alguien y eso ya debería ser suficiente motivo. Lo respeto, pero no lo comparto por una sencilla razón.
Nadie es quien para decirte qué es lo mejor para tus perros, tendrás que ser tú el que lo valore, por lo que estas frases tendrían que estar siempre dichas de la siguiente manera: "yo hago esto, porque creo que es lo mejor para mis perros"; en ese caso perfecto, lo acepto.
No me gusta ponerme límites en cuanto a los kilómetros que hago. Hasta el momento, no he observado ningún aspecto negativo, en lo que a la acumalación de kilómetros en la salud fisica o psicológica de los perros se refiere; ni en tierra ni en nieve. Me imagino que uno de los valores primordiales que todos tenemos, es el de preservar la salud de nuestros perros, por consiguiente simpre pensaremos en lo mejor para ellos. En base a eso, yo no pienso que hacer más de 100 kms en tierra seguidos, sea malo para mis perros; al igual que hacer 6.000, 8.000 o 10.000 kms en un periodo de 10 meses. Realmente se puede conseguir si uno quiere, solo es cuestión del CÓMO.
Mi mentalidad es: si puedo estar 10.000 horas entrenando con ellos, ¿por qué voy a estar 5.000?. En este aspecto, sí que pienso cuantitativamente, para mi, simpre más, es mejor que menos.

Bueno, después de quedarme a gusto😀😀😆😎, hablemos de los datos.
Planteo las temporadas de Septiembre a finales de Junio, aunque también entreno en Julio y Agosto, pero esos dos meses no tomo apuntes.
Como se observa el la foto 1, entre los meses de Septiembre y Diciembre, hay una multiplicación de x2. Cada mes, los kilómetros totales son el doble que en el mes anterior.
 En un video que espero hacer esta próxima semana, hablaré en concreto de las gráficas mes a mes, por lo que ahora solo voy a comentar la gráfica de los totales. En Diciembre, esa multiplicación se detiene y el total de kilómetros baja, es mi mes de descanso activo.
En los post de la filosofía del cómo, explicaba como utilizo un sistema de aclimatación similar al de un montañero en el Himalaya, para mí, es como haber subido desde Septiembre hasta Noviembre poco a poco a campamentos de altura 1, 2, 3 y 4. En Diciembre tocaría hacer cima, pero como mi "cima" no se situa en este momento, considero que después de 2.012 kilómetros, es necesario un mes entero de "relax activo"; eso se traduce en 800 kilómetros durante el mes de Diciembre.
 También hay un aspecto importante en estas fechas, fué de preparativos para subir a Noruega, por lo que la razón de hacer menos kilómetros, también está pensada sobre esta circunstancia.
 Los preparativos te quitan bastante tiempo y sobre todo bastante cabeza, por eso también cuadra el descanso activo en ese mes de preparativos.
Enero, Febrero y Marzo, ya fueron meses de solo entrenos de nieve en Noruega. La gráfica muestra 1326 kms en Enero, 1.530 kms en Febrero y 550 kms en Marzo; debido al repentino parón por el corona virus el día 8 de marzo, no se puede observar la gráfica al completo, pero sí puedo predecir lo que hubiera pasado según mis planes. 

Podésis hacer click en la foto para aumentarla.


Esta es la estimación que tenía pensada para Marzo, Abril, Mayo y Junio.
Fácilmente se puede observar que el mes de Marzo es casi como el mes de Diciembre, un mes de descanso activo. Quería aprovechar la estancia de un buen amigo en Noruega, para adaptarme a sus entrenamientos de aclimatación a la nieve y así dar un descanso activo a mi equipo saliendo a entrenar juntos. Como es lógico, él tendría que ir de menos a más, por lo que era una oportunidad perfecta para mi plan. Como se puede apreciar, los meses de Abril, Mayo y Junio, vendría una desescalada proporcional en kilómetros. Mayo y Junio ya estaría en España otra vez, pero por lo general donde vivo, aun sigue habiendo temperatura mas que aceptable para seguir entrenando. El objetivo de esos meses cambia, por lo que las rutinas de entrenamientos son diferentes, al igual que el número de perros a entrenar, ya que junto de nuevo todos y vuelvo a tener que alternar entrenamientos, entre los 3 equipos que tengo en España.
Como se puede apreciar en la segunda foto, la cima de kilómetros llega en el mes de Febrero, el sexto mes de entrenamiento, eso quiere decir que mis cálculos están hechos para que el mayor número de kilómetros a recorrer llegue al 60% del desarrollo de mis perros a nivel físico y mental, algo con lo que estoy bastante convencido de que puede ser muy óptimo para ellos.
La suma total de la estimación, serían unos 8.118 kilómetros acumulados en 10 meses, realmente ni mucho ni poco bajo mi punto de vista, esa cifra solo corresponde a las circunstancias de esta temporada, una suma del plan inicial, los imprevistos ocurridos a lo largo de los meses, el clima, etc etc.
Para el futuro me planteo seguir avanzando en mi filosofía, cuanto mas tiempo pase con mis perros mayor será el disfrute para todos.


                                                                                                                          Rubén Rb  




                                                                                        




domingo, 19 de abril de 2020

MI FILOSOFÍA DEL "CÓMO" parte 4.

No es ni una fórmula matemática perfecta, ni la verdad absoluta, ni la mejor manera de hacerlo, simplemente, es un concepto, un ADN, en definitiva, es FILOSOFÍA.



Descansar y cuidar pero.....
Son dos conceptos bien importantes en general, pero más si cabe en mi filosofía de larga distancia.
Podríamos difenciar el descanso en dos aspectos: el físico y el mental.

FÍSICO

Realmente no me refiero a que los perros paren un día a descansar sín más, el concepto que quiero explicar va más allá de un mero descanso. Mi objetivo es que sea una parte del entrenamiento o mejor dicho, de la filosofía de vida, realmente solo funciona si lo crees de verdad, mas allá de que te lo diga alguien.
La R.A.E describe la palabra descanso como "causa de alivio en la fatiga y en las dificultades físicas o morales" por lo que vamos a enfocarlo así.
Por un lado, el diseño de tu plan de entrenamientos te permite pautar cuando tienen que descansar los perros; eso es facil, solo tienes que valorar donde encajar esos descansos, entre los diferentes entrenos del planning. Pero, ¿y si te dijera que el descanso lo enfoques como un entrenamiento?
Sabemos que nuestros perros tienen un instinto innato para correr, eso queda claro, aunque para lo contrario no lo tienen tan innato, por lo que necesitamos inculcárselo en el subconsciente.
Uno de los tópicos que he podido dejar atrás es ese de "tres días de entreno y uno de descanso" o similar. Mi filosofía del cómo, atenta claramente contra los tópicos, ¿y por qué?
Por una sencilla razón, al igual que hemos hablado muchas veces que cada persona tiene su propia circunstancia, es imposible que algo que le funciona a uno, le sirva de referencia a otro. En el tema del descanso funciona igual, pero no por la circunstancia, que también, si no porque cada organismo individual de cada perro de nuestro equipo, necesita una pauta referida al descanso muy personal.
Entonces, ¿cómo hago para que el organismo del perro entienda que tiene que descansar?
Hasta el momento solo he conocido una manera de hacerlo... normalizándolo como un aspecto más en su rutina de vida, me explico.
Los perros son tremendamente buenos siguiendo rutinas, al ser mamíferos de manada, resulta muy sencillo trabajar ciertos aspectos como si fuesen pautas rutinarias de cada día con ellos.
Verdad que no es necesario repetir muchas veces algunas cosas, como que entren solos cada uno en su jaula, o que se pongan en un sitio concreto para comer; basta con unas pocas repeticiones para conseguirlo, pues el concepto descanso es igual. 
¿Y cómo saben cuando tienen que descansar?, se lo digo yo.
Ahora es cuando pensais que estoy chalado, es posible, aunque me vaso en una técnica que tiene miles de años. Literálmente se lo digo, pero no con la voz, si no con la energía y por supuesto con la rutina.
Este invierno pasado, he podido trabajar en solitario y con algunos amigos y famila dicho concepto.
La rutina hace que los perros sepan que hacer en cada momento, dependiendo de lo que tu hagas, digas o transmitas. Por ejemplo, los días que quiero que descansen practicamos empezando por mí, que la rutina y la energía desde que me despierto, es de una manera diferente de los días de entrenamiento normales; así los perros asocian esa determinada energía y rutina a que hoy descansamos, ellos lo asimilan rápido, eso sí, todo esto está basado en un estado mental de la manada, en general muy concreto. Si no estamos en ese punto, es bastante complicado llegar a un buen resultado.
Ellos aprenden a diferenciar por repetición cuando se descansa y cuando se corre, ya estamos inculcando un valor en su subconsciente "no todo es correr".
Con esto, ya hemos saltado al aspecto MENTAL:

 Llegué a esta conclusión después de varias experiencias en formato non stop, rápidamente me dí cuenta que los perros aprenden esa pauta del descanso fácilmente, aunque realmente lo tienes que desear. 
Ya sabemos que no se puede engañar a los perros a nivel energético, puesto que no podemos ocultar nuestro estado de ánimo o nuestro caracter, por lo que solo si de verdad creemos en esta filosofía, llegará a tener algún resultado.
Esta creencia la tengo grabada a fuego, ya que puedo demostrarla.
Algunos de vosotros conocéis mi rutina de trabajo cuando me marcho a Noruega. Mi estancia allí se basa en un calendario de 20 días en Noruega y 10 en España, así cada mes durante el invierno.
Por lo que los perros que subo a Noruega, entrenan con dos personas en la estancia invernal, dos carácteres diferentes y dos maneras distintas de transmitir la energía. Es por esta circunstancia que me dí cuenta que lo de creérselo y tenerlo intrínsico en tu ser, es vital para que los perros lo comprendan y lo asimilen. Los dos tenemos una filosofía muy similar aunque no cabe duda de que ambos transmitimos una energía bien diferente a los perros.
Es lógico que los perros se comporten de una manera distinta con cada persona, ahí la energía tiene mucho que ver, pero, ¿cómo es posible que los mismos perros, entrenados de la misma manera, a nivel energético en el comportamiento en la linea de tiro, transmitan dos cosas diferentes, dependiendo de quien los guie?
Ellos tienen el concepto descanso en su subconsciente porque lo hemos trabajado, pero solo lo muestran cuando la energía del humano es la que está en sintonía con este concepto. Quiero decir que conmigo los perros son como lo soy yo y con otra persona los mismos perros, son como esa persona quiere que sean.
No me refiero a que trabajen mejor o peor, es más un estado mental directamente relacionado con la filosofía non stop.
Dicho así directamente, los perros conmigo entienden que tenemos que descansar para avanzar y con la otra persona no, por lo que los comportamientos en la linea, son muy diferentes aun siendo los mismos perros.

Cuidarles es lo mismo si asimilas este concepto, te lo crees y se lo muestras a los perros como algo necesario para que todos avancemos. Está hecho y funciona.
Mi filosofía del cómo, está basada en un concepto muy claro, avanzarás si eres capaz de cuidar de tí y de tus perros el mayor tiempo posible, en un formato non stop, aunque podemos quitar lo de "un formato non stop" y agregar LA VIDA.

                                                                                                                 Jon Van Zyle








                                                                                                                             Rubén Rb




 




 

domingo, 12 de abril de 2020

MÍ FILOSOFÍA DEL "CÓMO" parte 3, cuarto fragmento.


 

No es ni una fórmula matemática perfecta, ni la verdad absoluta, ni la mejor manera de hacerlo, simplemente, es un concepto, un ADN, en definitiva, es FILOSOFÍA.




Nos quedamos en el "concepto" nieve.
Mas que un concepto es un escenario en el que como ya hemos comentado, las condiciones cambian, pero no solo las ambientales.
Hablando de los perros, tenemos que pensar que tanto la rutina articular, muscular, fisiológica e incluso metabólica que tienen entrenando en tierra, sufre un cambio bastante drástico cuando pasamos a la nieve, el cual es un elemento con otros patrones de conducta muy diferentes.
Analicemos paso a paso cuales pueden ser esos patrones, con el objetivo de comprender al 100x100 la transición de tierra a nieve*.
*Con nieve me refiero a una estancia medio/larga, en condiciones climatológicas de Escandinavia o similares.
Aspectos fisiológicos:
- Aquí podemos hablar de una influencia directa del clima, pasamos de una temperatura por lo general más calurosa en el sur de Europa, a una temperatura más fría con una humedad diferente.
Dicho cambio como es lógico, afecta a la fisiologia de nuestros perros igual que a la nuestra, campos como el respitarorio o el cardiovascular necesitan de cierta adaptación al nuevo medio.
Aspectos motrices:
- Las estructuras articulares y musculares necesitan una adaptación algo más concreta que en el anterior aspecto. Dependiendo del tipo de nieve, la influencia del medio a nivel articular y muscular se puede presentar de un modo u otro; voy a generalizar para poder certrarme en dicha adaptación.
Digamos "nieve" como patrón general.
El elemento en sí ya es diferente de la tierra, por lo que podemos partir de esa base. Al tener una profundidad y una densidad diferente, la nieve obliga a que las articulaciones de los perros trabajen en posiciones distintas, tales como angulos de extension dispares (hombros) o patrones de pisada no liniales (carpos).
La musculatura también sufre diferencias en su comportamiento por el cambio de escenario, músculos como los triceps estan expuestos a sobrecargas diferentes.
Aspectos metabólicos:
- El organismo del perro asimila los nutrientes de la misma manera que en otras condiciones, pero el factor temperatura fría altera el consumo de los recursos del cuerpo de una manera muy distinta.
Podemos decir que el perro se consume más rapidamente, al igual que nosotros, por lo que el aspecto metabólico cambia de manera exponencial.
Otro patrón que afecta a nivel metabólico, es la condición corporal, este ya no está tan ligado al escenario nieve, pero puede llegar a ser un problema debido al "efecto engaño".
 "Efecto engaño" porque lo que el escenario nos muestra (nieve, Noruega) lo asimilamos como un escenario frío, pero a veces no es así y podemos entrar en una espiral de confusión. Podemos creer que nuestros perros necesitan unos aportes energéticos altos, con su consecuente condición corporal medio/alta y que la temperatura real y las condiciones reales sean mucho menos frias de lo que parece. Todo esto deriba en un sobrecalentamiento del perro por exceso de grasa, por lo que su organismo literalmente tiene calor al tener que trabajar con una elevada condición corporal, algo que puede llegar a ser un verdadero problema.
Analizados algunos de los patrones que afectan a la transición tierra/nieve, vamos con ejemplos prácticos.
El término que podría utilizar para este cambio de tierra a nieve es paulatino.
Teniendo en cuenta todos los aspectos anteriormente relatados, organizo unas gráficas de aclimatación para las primeras semanas de entrenamiento.


Esta gráfica es inventada, pero lo que quiero transmitir es el concepto.
Me vaso en un estilo de aclimatación similar al concepto de alpinismo en el himalaya; asimilación gradual, con la diferencia de que los humanos en el himalaya trabajamos la altitud y aquí los perros asumen la distancia.
El patrón que sigo es como muestra la gráfica:
- En la primera semana, los intervalos de kms oscilan entre los 20 y los 30 kms, en esta gráfica no están contemplados los descansos, pero puedo deciros que suele distribuirse entre dos días de entreno y uno de descanso o similar. En el primer mes, el concepto descanso no lo trabajo tan exaustivamente como en los siguientes meses, prefiero la rutina de entreno con paradas más limitadas, ya que los volúmenes de kilometros no son muy altos para el tipo de perros que tenemos.
- En la segunda semana los volúmenes ascienden y se situan entre los 30 y los 55 kms, también aplicando la misma pauta de descansos.
- La tercera semana, viene una etapa de "descanso activo", lo llamo así porque los rangos de distancias descienden y se situan entre los 30 y los 45 kms. Esta semana es importante, ya que muestra claramente si la táctica que has utilizado desde el primer día es efectiva o no. Al reducir la distancia, puedes apreciar si el perro recupera mal, igual o mejor, por lo que se traduce en un buen indicativo de tu plan.
- En la cuarta semana, después de ese "descanso activo" viene la etapa mas importante de esta primera fase, los rangos de distancia suben y se situan entre los 50 y los 70 kms. Seguimos con las mismas pautas de descansos, por lo que la suma de kilómetros en el organismo en una misma semana, ya es interesante para observar.
- La quinta semana es la de la confirmación, la gráfica muestra entrenos de entre 20 y 50 kms, alternándolos entre dias de descanso. Aquí sabremos si podemos pasar a la siguiente fase.
El entrenamiento paulatino con ascensos y descensos entre las diferentes semanas, permite al organismo del perro asimilar todos los escenarios posibles de aclimatación; siempre entre un rango de 20 kms y 70 kms, pero con un enfoque poco lesivo y de poca sobrecarga en estas 5 primeras semanas. Lo que busco es que su organismo se "cargue" y se "descargue" a nivel asimilación, inpidiendo que se "sobrecargue" por una curva ascendente como único objetivo.

Supongo que más de uno a pensado... "pero si en tierra hemos llegado a hacer más distancia"; ¿Porque empezar haciendo en nieve el primer mes, distancias inferiores de lo que hemos hecho en tierra?; por una sencilla razón.
Solo puedo hablar en mi caso cuando digo que para mí la temporada se parte en dos grandes fases, nieve y tierra; en tierra hago una cosa y en nieve otra.
¿Os acordais lo que decía en el anterior post sobre la tracción? Pues el objetivo de esa estrategia basada en el avance y no en el desgaste, esta totalmente enfocado a cuando llegamos a la nieve.
La acumulación de kilómetros, horas, esfuerzos en las articulaciones, sobrecargas musculares, etc, en la época de tierra, los enfoco pensado en la nieve; se puede decir que la tierra es una transición, por lo que necesito que los perros estén al 100x100 en su estado físico, para poder afrontar la siguiente fase.

A partir de la quinta semana cambio por completo las pautas de entrenamiento y es cuando llegan las experiencias. Una vez que el organismo del perro a asimilado perfectamente el medio en el que estamos y yo también, es momento de pensar en larga distancia.
Quizás llevo poco tiempo practicando los conceptos de larga distancia, pero a nivel mental, llevo toda la vida. En estos dos últimos años he aprendido a enfocar este concepto "larga distancia", hacia donde creo que es más efectivo, me explico.
Me he dado cuenta que una curva ascendente de suma de kilómetros a lo largo de las semanas, no tiene nada que ver con asimilar el concepto larga distancia. Ni los perros ni nosotros realmente entendemos de que va esto con esas pautas. La manera real que he podido comprobar en mi mismo y en los perros para entender este concepto, es la de VIVIR las experiencias como tal. Puedo decir sin miedo a equivocarme, que si no eres capaz de salir al monte con tus perros a vivir la expiencia como algo normal y rutinario, jamás tendras ni tú ni tu equipo interiorizado este estado mental; por lo que enfoco los entrenamientos en esta fase, únicamente como aventuras o travesias y si es posible con varias paradas en su itinerario.
Poco a poco voy entendiendo que para hacer una carrera, travesia, experiencia, de una distancia concreta, (pongamos 1.000 kms en formato nonstop);  poco importa realmente los kilómetros que lleves hasta la fecha, o la tirada más larga que hayas hecho con los perros, o que seas un tío duro; todo eso no vale para nada, solo importa una pregunta; ¿eres capaz de vivir con tus perros en el trail durante un largo periodo de tiempo? ¿como podrías saberlo?. Solo interiorizándolo como algo normal para tí y tus perros, que os parezca NATURAL vivaquear, sortear tormentas, dormir a temperaturas bajo cero, pasar hambre, frio, sueño, cansancio etc etc . Y entonces cuando te hagan esa pregunta, tu podras responder, SÍ, SOY CAPAZ, ¿por qué? PORQUE ES EL ESTADO MENTAL MIO Y DE MIS PERROS. 


                                                                                                                                         Rubén Rb





domingo, 5 de abril de 2020

MÍ FILOSOFÍA DEL "CÓMO" parte 3, tercer fragmento.

No es ni una fórmula matemática perfecta, ni la verdad absoluta, ni la mejor manera de hacerlo, simplemente, es un concepto, un ADN, en definitiva, es FILOSOFÍA.




Nos quedamos en que les ayudo con el motor del quad, pero hay otro concepto antes que quiero compartir con vosotros.
He comentado que la tracción actua de manera cuantitativa en el consumo de un perro de larga distancia, pero necesitamos asimilar otro concepto, para poder seguir con la parte de CÓMO les ayudo con el motor.
 La ciencia sabe, por lo que no es dificil saberlo nosotros si queremos, que hay dos maneras de presentar el ejercicio, uno es el aeróbico y otro es el anaeróbico, breve explicación de los dos:
- Aeróbico, ejercicio de media o baja intensidad y de larga duración. El organismo del perro necesita quemar proteinas y grasas para obtener energía y para ello requiere una gran demanda de óxigeno a traves de la sangre, por lo que es muy importante el indice que marca el O2 max en cada perro.
Cabe decir que el Alaskan Husky en concreto, tiene uno de los mayores indices de O2 max de todos los seres vivos.
- Anaeróbico, ejercicio de alta intensidad y poca duración, aquí no es tan importante la demanda de oxígeno porque la energía que necesita el organismo proviene de fuentes más inmediatas como son el ATP muscular.
Si hablamos de larga distancia, obviamente nuestro interes tiene que estar puesto en la comprensión del ejercicio aeróbico, nuestros perros recorreran largas distancias en un ejercicio de baja intensidad con una gran demanda de óxigeno a traves del sistema cardiovascular y a la vez quemando una ingente cantidad de grasas que tendremos que reponer.
Aclarados estos conceptos, nos ponemos a entrenar. Sabemos que a principio de temporada los perros necesitan que unas semanas nos dediquemos a la "musculación". Dicho periodo puede comprender un espacio de tiempo u otro y aquí esta una de las claves de mi reciente comprensión. 
Cuando musculamos a nuestros perros, hablando de un equipo largo entrenado con carro o quad, lo que conseguimos es mas fuerza en la musculatura, más potencia y también más volumen muscular, hasta aquí bien. Dependiendo de cuanto tiempo dediques a este proceso, la fuerza, la potencia y la musculatura seran mas grandes. Es dificil saber si con un mes es suficiente o dos o tres, pero lo que me he dado cuenta observando es que CUANTO más tiempo alarguemos esa fase, sin querer, estaremos mas lejos del concepto de larga distancia, ¿y porque?.
Volvemos a usar un término cuantitativo; Cuanto mas tiempo alarguemos el ejercicio anaeróbico, mayor será el crecimiento del músculo, está claro, por lo que mayor será el requerimiento de óxigeno a traves de la sangre de esa musculatura. ¿Pero no nos dice la ciencia que en un ejercicio Aeróbico (larga distancia) el consumo de óxigeno es crucial? Claro, por lo que. ¿Tiene algún sentido alargar en el tiempo la fase anaerobica, con el consiguiente crecimiento muscular asociado y correr el riesgo de que la demanda de óxigeno sea tal, por el volumen de la musculatura, que tengamos mas probabilidades de una saturación de óxigeno en sangre?
Pensando en estos conceptos me dí cuenta hace un par de años, que el entrenamiento sin motor puede ser un arma de dobre filo para larga distancia.
La epoca de musculación es necesaria, pero; ¿No es el entrenamiento sin motor una época de musculación eterna? 
 Pensándolo friamente es así, el organismo del perro trabaja continuamente en anaeróbico (tracción con peso muerto, definido como alta intensidad), pero con el handicap de la ampliación de kilómetros de forma gradual, por lo que "creamos" culturistas de larga distancia, algo por definición de la ciencia como un contrasentido.
Pensando en este concepto, desarrollo una manera de entrenar apoyándome en el motor desde el principio, pero con esos matices respecto a las primeras semanas de la temporada en las que la musculación es importante, pero creo que solo es un corto periodo de la planificación anual del entrenamiento.
Volvemos a la parte en que les ayudo con el motor.
Una vez musculados entramos en la parte aeróbica del entrenamiento, por lo que el motor pasa a ser el protagonista. 
Los ritmos de entrenamiento que marco son bajos, ya he escrito que la velocidad perjudica el avance. 
Ritmos bajos me refiero a medias de 12/13 km/h, dependiendo siempre el tipo de perros que tengo delante. Con los Americanos del trabajo son esos ritmos los que llevo, porque su condición genética y morfológica les permite esos ritmos. Con mis perros los ritmos disminuyen a 10/11 km/h, ya que su capacidad es menor.
El acompañamiento del motor que no es una cosa facil por cierto, requiere unos días de práctica para dar con la posición correcta en el gatillo para que no haya un tira y afloja entre los perros y tú. El ritmo tiene que ser una armonía, por lo que la práctica es indispensable para llegar a un correcto uso del motor, "lo llevan ellos pero no del todo", esa es un poco la conclusión.
Ahora ya podemos pensar en las horas de entreno o en los kilómetros.
Los conceptos que utilizo en tierra y en nieve son diferentes, es algo que seguramente todos hacemos, por lo que no tiene ningún secreto. Pero si que tienen un denominador común, la aclimatación.
Mi experiencia me dice que la nieve debe tener un periodo de aclimatación diferente a la tierra y despúes de estos últimos 14 años de miles de kilómetros lo tengo aún más claro.
Uno de los mitos que he derrumbado en mi mente es aquel que dice: "No se pueden hacer muchos kilómetros en tierra". A mi juicio no es del todo correcto, la palabra que mejor define la respuesta es depende.
¿Y de qué depende? Ya lo decía Jarabe de palo; "Depende, ¿de que depende? De según como se mire, todo depende".
Pues eso, si mantienes una fórmula matématica como tu objetivo principal, es posible.
Realmente consiste en algo así:
- Contener la velocidad pensando a largo plazo.
- Organizar los descansos basándote en el máximo conocimiento de tus perros.
- Conocer la climatología para poder aprovecharla en tu favor.
- Aplicar una alimentación basada en la cantidad de reposición de proteinas, grasas y líquidos que valores que necesitan tus perros en ese determinado espacio de tiempo que durará la experiencia.
¿El CÓMO lo hago yo?. Realmente importa poco, otras de las cosas que estoy aprendiendo es que la manera de hacer de cada uno no es una referencia a nivel imitación, de nada sirven mis circunstancias de TODO con las de otra persona. Los conceptos, la mentalidad, los conocimientos, todo eso es bueno observarlo y almacenarlo en tu mente, pero después, solo puedes acertar probando tus propias maneras basadas en la observación y en la compenetración con tu equipo.
Sin ir mas lejos, he hecho en estos dos últimos años algunos entrenos/experiencias en tierra bastante buenas para mi, con la idea de analizar el comportamiento de mis perros y así enterderles de la mejor manera posible, con el objetivo de evolucionar de manera gradual en las distancias recorridas con un comportamiento del organismo de los perros estable y propicio para seguir avanzando.
Os muestro aquí una de las primeras prueba que hize con una parte del equipo de Americanos en el 2018.

El test se basó en realizar en abril, en una semana concreta con temperaturas bajo cero, después de una temporada de aclimatación y con el objetivo final en esta prueba, 500 kms en tierra repartidos en 5 diás consecutivos de 100 kms, con los mismos perros y con quad con motor pero SOLO usándolo como apoyo en momentos concretos. Los perros descansarian en sus jaulas como de costumbre y no habría descansos durante el entreno más allá de los estrictamente necesarios para hidratar o dar snacks. Pesé los perros antes de empezar el test y después, para poder sacar conclusiones en cuanto al factor pérdida de peso dependiendo de varios factores como son la tracción, el tamaño y el caracter del perro. Estos son los datos*:
*En rojo los kg perdidos y en verde el peso final, falta el peso inicial que esta en otra gráfica.




Después de este test pude sacar infinidad de conclusiones, una de las más reveladoras era que practicamente se marcaba como una pauta general la pérdida de más de un 10% del peso del perro en los ejemplares más grandes y en los que no siendo de gran tamaño, su tracción era muy alta.
A partir de aquí empecé a darle vueltas a los conceptos tracción y peso.
En definitiva, las conclusiones del test fueron muy favorables, por lo que pude descubrir muchas cosas y sobre todo albergar mas conocimiento de los perros y sus comportamientos metabólicos, fisiológicos y a nivel caracter.

Bastante denso es todo esto por lo que voy a dejar el concepto NIEVE, para un cuarto fragmento.

                                                Mil gracias por seguir el blog y hasta la semana que viene.

                                                                                                                      Rubén Rb



 


 

miércoles, 1 de abril de 2020

MOMENTO CELOS

Entre medias de los últimos post que he publicado, aprovecho para hablar hoy sobre un tema del que todos seguramente podemos dar nuestra opinión, algo que logicamente nos pasa a todos los que tenemos mas o menos número de perros y que es como mínimo, curioso de comentar.
Los celos de nuestras hembras, en el caso de que tengamos hembras enteras y sobre todo si tenemos varias en nuestro equipo, pueden representar momentos complicados si ese número como es mi caso, asciende a una cuantia elevada. Son momentos para mi de varias situaciones complicadas en el kennel, el tema celos es de lo que voy a hablar hoy, pero existen dos circunstancias más que hacen que en conjunto, incidan directamente en la estabilidad, el control y la buena energia que tando intento mantener siempre.
Entre los perros con los que trabajo y los perros que son mios, en el kennel de España hacen un total de 46, de los cuales 16 son machos y 30 son hembras. Es cierto que de los 16 machos que tengo, 12  estan esterilizados, por lo que realmente solo hay un pequeño grupo de 4 machos enteros, que son en estos días los que representan un poco el "problema". Más que un problema, supone una circunstancia concreta, un hecho que hace que la energía del kennel cambie, que el comportamiento de todos los perros cambie y logicamente mi comportamiento y mi energía también cambia.
Tenemos algunos estudios cientificos disponibles en internet para confirmar, que es muy probable que los ciclos menstruales de las mujeres se sincronizen en circunstancias de convivencia de varias mujeres en casas o lugares de trabajo como oficinas, en las que su contacto es más estrecho, esta sincronización parece ser que se ejecuta a traves de las feromonas. En las hembras cánidas también sucede, o por lo menos a mí me sucede.
En el kennel ese momento es ahora y juntándolo como he dicho antes con otras dos circunstancias que tengo actualmente, (falta de espacio en jaulas por no haber terminado la mejora a tiempo y la carencia de entrenamiento) se convierte en un problema/circunstancia dificil de gestionar.
¿Como lo hago? pues con mucha paciencia, con frialdad, con contundencia en la toma de decisiones y sobre todo, con mucha filosofia, ya que es muy facil perder la calma en momentos como estos. Momentos en los que un error te cuesta una pelea, un monta indiseada o alguna situacion poco agradable. Estos días, he pensado que quizás en situaciones como estas, uno debe ser algo menos compasivo que de constumbre, ya que necesitas tomar decisiones que afectan a la psicoligia del perro, como restriciones momentaneas en su libertad fuera de las jaulas o juntarse con determinados perros con los que habitualmente convive, son momentos en los que un pequeño vacile en tu autoridad, se paga caro a posteriori.
Salvo que tengas una instalación muy bien pensada y en la que dispongas de sitio extra para organizar perros cuando llegan estas situaciones, ahora mismo no es mi caso, lo normal es que las siguientes semanas al comienzo de los celos, los días se hacen largos, ya que la situación hace que pase muy despacio el tiempo.
Un ciclo normal de un celo en una hembra dura entre 7 y 15 días , dependiendo de cada perra, si la sincronización de celos entra en juego, en un caso como el mio con 30 hembras, de las cuales solo tengo esterilizadas 2, supone que entre el primer día de entrada en celo de la primera hembra y el ultimo día de salida del celo de la ultima hembra, es muy facil que pasen al menos 30 días, por lo que me paso 30 días pensando como estructurar las jaulas día a día, como organizar las salidas al patio, observando cuales son las hembras que ya no muestran sintomas y cuales si, total, una tensión continua en mi cabeza.
Está claro que es parte del "juego", a demás, también parte de mi trabajo y por supuesto, parte de la naturaleza. Son momentos en los que es mejor pensar bien lo que haces antes de actuar. Es el momento celos.

Os dejo un enlace del canal de youtube del Lupusmushingteam, por si os apetece ver un video sobre el momento celos.
 https://youtu.be/sw06Pai5c1s


domingo, 29 de marzo de 2020

MI FILOSOFÍA DEL "CÓMO" parte 3, segundo fragmento.

No es ni una fórmula matemática perfecta, ni la verdad absoluta, ni la mejor manera de hacerlo, simplemente, es un concepto, un ADN, en definitiva, es FILOSOFÍA.



Nos quedamos en el último post hablando de la tracción con la pregunta sobre: ¿que más factores, a parte de la velocidad, podian influir en la morfologia de mís perros con el paso de los kilómetros?
Ya escribí que si la velocidad es la adecuada, según mis experiencias, no sería un problema en el avance, pero la tracción realmente si que supone un problema, dependiendo como lo enfoques.
Aquí es donde viene lo importate. ¡¡Cómo!! ¿es que hay mas de una manera de traccionar? La respuesta según mís experiencias y averiguaciones basadas en la observación es, SÍ.
Obviamente, cada perro tiene su manera de traccionar, pero no me refiero a eso, lo que quiero decir es que si valoramos la tracción como una condición para poder avanzar, existen más de un enfoque para progresar de una manera o de otra, más bien con unas consecuencias o con otras. Dependiendo del vehículo, por ejemplo si es un carro, la morfología del perro se comporta de una manera al traccionar y realmente al carecer de motor; el carro solo presenta consecuencias en la morfologia del perro de una cierta manera, por lo que independientemente de nuestro enfoque, la tracción siempre actuará de la misma manera en nuestro perros. De forma contraria, si utilizamos un quad, en este caso con motor, podemos elegir la manera en la que la tracción afecta a la morfología del perro. 
A continuación, voy a desarrollar esta manera.
Para mí, es una de las mas importantes en mi filosofía, por lo que estoy convencido que llevada a la práctica, de una manera concreta, los resultados pueden ser muy optimos con el paso de los kilómetros.

La clave está en el quad, pero no por el vehiculo en sí, que también, sino por el motor, más bien por la cantidad de posibilidades que te dá el utilizar el motor, me explico. El quad a parte de la seguridad que te puede dar en el manejo del equipo, por su peso, por su comodidad, por su potencia de frenado, tiene otra gran virtud. Aquí llegamos a un paso controvertido. Y si os digo que utilizo el motor para enseñar a los perros a que no tiren...   
 En este punto, nos podíamos echar las manos a la cabeza como el emoticono, pero.... ¿cómo a que no tiren?; no es exactamente así, pero resumidamente, ese es el efecto que necesito que ellos asimilen.
 Vamos a reposar esta idea, ahora, os propongo un salto temporal.
Cuando un cachorro nace, su herencia genética determina en su ser diferentes aspectos, entre otros muchos también está la tracción. Si sus progenitores son elegidos para hacer la camada, entre otras cosas por esa "virtud", nuestro cachorro muy probablemente tendrá en su ADN   marcado en un porcentaje X dicha "virtud". ¿Y por que pongo la palabra virtud entre comillas?.
 He pensado mucho en este concepto en concreto, por lo que no hablo a la ligera, cuando opino que la virtud de un perro sea mejor o peor ,basándonos en su capacidad de tracción, no es correcta, si nuestro objetivo es disfrutar con nuestro perro o equipo durante muchos kilómetros en un formato estilo non-stop. ¿Por qué?, vamos a ello.
Como ya he dicho, mi propia experiencia me ha enseñado que un perro que tracciona todo lo que puede, está irremediablemente muy expuesto a tener problemas cuando la distancia se alarga, su propio afán de tirar, se puede volver en su contra por varios motivos. Uno de los más evidentes, es la aparición de rozaduras en pecho y axilas. Todos hemos visto en nuestros equipos este tipo de dolencia ocasionada por el arnes, sí, una posible solución, seria la busqueda de un arnes mas acorde con ese perro; quizás si, pero no siempre, y ¿por qué?, por su herencia genética, un instinto que le lleva a trabajar sin descanso, a TRACCIONAR sin conocimiento, a destrozar los booties antes que ninguno, a terminar el entreno exhausto, a que quizas pensemos, "joe, que pasada de perro, lo dá todo". En definitiva, una actitud contraria al objetivo que puede ser recorrer muchos kilometros, conservando la salud de la manera más efectiva posible en formato non-stop. Entonces, ¿estoy diciendo que es malo que un perro traccione mucho?, categoricamente NO, pero si nuestro objetivo es tán concreto como llegar lo más lejos posible, conservando la salud de nuestro equipo, en un formato aun más concreto como es el non-stop; la elección de uno o varios perros, con este gen, puede ser perjudicial para el objetivo final. 
Hay más posibles problemas asociados, bueno, quizas podiamos llamarlos pautas mejor.
 Aquí las matematicas no ayudan. Un perro que tracciona mucho también consume MÁS en diferentes aspectos, como por ejemplo el metabólico; es una regla de tres fácil de imaginar, que a mayor esfuerzo, mayor consumo de energía, también de grasas, también de glucógenos en sangre, también de O2 máximo y así una larga lista; es muy parecido al debate sobre qué es más efectivo, un perro grande o un perro pequeño, las variables son similares en cuanto a gastos en la gestión del organismo, aunque ese es otro jardín, en el que hoy no me meteré.
Explicado esto, volvemos a donde nos habíamos quedado antes del salto temporal.  
Renuncio claramente a la tracción en valor del avance, esa sería la descripción más clara, porque estos conceptos son recientes para mí, he llegado a estas conclusiones hace un par de años, por lo que no he podido aplicar lo que he comentado respecto a las camadas y ahora tengo a traves del enfoque, que enseñar a los perros, que lo más importante para nosotros es avanzar, en detrimento de la tracción, y ahí es donde entra el motor del quad en un juego crucial.
El motor me ayuda a ser yo quien marca las pautas del entrenamiento, quiero decir, que soy quien decide a que velocidad corremos, porque poco a poco, usando esta herramienta y haciendo en cada entrenamiento que los perros entiendan esta filosofía, he conseguido que ellos comprendan, que no necesito que tiren a muerte; utilizando el motor para "llevarles" al ritmo que quiero, ellos lo han entendido, pero quizas os estáis preguntando una cosa, alguno seguro que ha oido una expresión que en el mundo Mushing que dice: " pero si les ayudas con el motor, luego se acostumbran y no tiran", quizás es una expresión asociada a otra época, con otro tipo de perros u otro tipo de genéticas, mi experiencia hoy en día, con los perros que tengo, es que no es cierto. Vale, pero entonces, les ayudas con el motor y luego qué.
 Es algo más concreto y elaborado de lo que parece, por eso, lo dejamos para el tercer fragmento.




 
 

EL OBJETIVO ES AVANZAR
 
                                                                                        Rubén Rb