sábado, 19 de junio de 2021

Momentos con Mushers: Lo que es importante que la gente sepa ... Traducción del artículo de Jim Deprez.

Para mí, entrevistar a los Mushers fue uno de los momentos más destacados del año pasado. Hablar con estos grandes hombres y mujeres y escuchar sus opiniones sobre la carrera y el deporte que tanto aman fue surrealista, y la profundidad y amplitud de sus respuestas lo hicieron aún más increíble. El año que viene espero poder traer una perspectiva diferente de La Última Gran Carrera; el de los voluntarios. Estas entrevistas proporcionarán una visión más "entre bastidores" de la carrera que el fan promedio normalmente no llega a experimentar. Al final de esta publicación, encontraras algunos avances de entrevistas a voluntarios que se realizaron a principios de este año. Y ahora es el momento de cerrar este año. Para mi publicación final de "Momentos con Mushers", pensé que era apropiado compartir sus respuestas a la pregunta "¿Qué crees que es más importante que la gente sepa sobre la carrera Iditarod, tu papel como Musher y el deporte del Mushing en sí? ? " A continuación encontrará sus respuestas, así como las vistas previas de los voluntarios que mencioné anteriormente. ¡Espero poder compartir más con todos vosotros en 2022!   

Dicho por Martin Buser: “No creo que la mayoría de la gente entienda lo dedicados que estamos a nuestros perros. Cuánto realmente pensamos que son parte de nuestra familia. Cuánto hacemos por nuestros perros antes de que nos consideremos a nosotros mismos. Y así debería ser, por supuesto. Estamos bastante dedicados a nuestros animales ".

Sebastian Schnuelle da besos y abrazos a sus perros * Gas ​​* y * Diesel * en Takotna durante la Iditarod 2009. Foto de Jeff Schultz.

  Dicho por Dick Mackey: “Bueno, cuando la Iditarod comenzó, muy pocos veterinarios sabían algo sobre perros de trineo, no querían, no estaban interesados. El dinero estaba en las pequeñas mascotas domésticas, por lo que probablemente la razón principal, al menos a los ojos de Joe Redington, fue que los perros de trineo estaban siendo reemplazados por máquinas de nieve, y queríamos demostrar que las máquinas de nieve están bien, pero las máquinas se rompen. Los equipos de perros no lo hacen. Y aunque hay que pescar y cuidarlos durante todo el año en los pueblos, es necesario disponer tanto de perros de trineo como de máquinas de nieve. Así que hicimos esta carrera de aventuras de larga distancia yendo a Nome, a través de los pueblos, mostrándoles que todavía necesitaban tener perros. Creo que si se trata de eso, hemos salvado a los perros de trineo de Alaska.

Nathan Schroeder masajea los hombros de uno de sus perros en el puesto de control de Takotna durante la Iditarod 2016. Foto de Jeff Schultz. 

  Dicho por Jeff Deeter: “Algo que es realmente importante que la gente entienda es que no todos los perros terminan la Iditarod. Pero, solo porque un perro no termina la carrera un año, eso no significa que no terminará el año siguiente. Nuestro equipo es realmente similar a cualquier equipo deportivo humano, y los jugadores pueden sufrir lesiones menores relacionadas con los deportes, lo que los deja fuera del "juego". Estas lesiones suelen ser muy leves e incluyen esguinces y distensiones. Los perros volarán a casa, descansarán y luego volverán a probar la próxima temporada, a menudo con gran éxito ".

El veterinario voluntario Steven Shipley examina a un perro de Rick Casillo en el puesto de control de Nikolai durante la Iditarod 2018. Foto de Jeff Schultz. 

  Dicho por Aliy Zirkle: “La gente podría pensar que sabe lo verdaderamente remotos que nos sentimos cuando estamos en la inmensidad de Alaska, pero es difícil de comprender si no has estado en una situación como esa. Hay pocas partes de nuestro mundo (y especialmente en los EE. UU.) que son tan salvajes como por donde viaja el trail de la Iditarod. En un mundo que está muy acostumbrado a las luces, la tecnología y la gratificación instantánea ... vivir en la inmensidad de Alaska durante 8, 9, 10 días es probablemente insondable. Cuando detengo a mi equipo de perros a lo largo del sendero en un lugar de campamento, no hay luces, ni electricidad, ni calefacción, ni ruidos de motor. Todo lo que tengo en mi lugar de campamento es lo que traje conmigo. De todos modos, los sonidos y las imágenes que un Musher ve y escucha en el trail son muy diferentes a los de una ciudad o incluso en la mayor parte de las zonas rurales de Estados Unidos. No hay carreteras, ni tráfico, ni llamadas telefónicas, ni música, ni tiendas. Cuando te sientes en tu habitación de tu casa ahora mismo ... escucha todos los ruidos que escuchas. Es posible que escuches tu TV o radio. Es posible que escuches a tu familia hablando o a alguien en un teléfono. Es posible que escuches coches pasando por tu casa o aviones volando sobre tu cabeza. Pero cuando estás en la inmensidad de Alaska, escuchas muy poco o nada de eso. Trata de imaginar sólo escuchar el viento, los árboles y tal vez uno de tus perros ladrando o aúllando. El silencio es muy abrumador. Incluso puede crear un fuerte "zumbido" en mi cabeza. Creo que eso se debe a que mis oídos y mi mente están tan acostumbrados a escuchar los ruidos constantes del "mundo real" que mi cerebro está trabajando duro para escuchar algo ... cualquier cosa.. Así que al final, escucho un zumbido silencioso que probablemente sea solo el zumbido de mi cuerpo vivo ".

Joar Leifseth Ulsom corre en Ptarmigan Valley en su camino hacia la cumbre de Rainy Pass a última hora de la tarde camino a Rohn en la Cordillera de Alaska durante la Iditarod 2019. Foto de Jeff Schultz.


Este artículo esta extraído de la publicación de Jim Deprez en Iditarod.com/teacherofthetrail y traducido por Rubén Rb.

sábado, 5 de junio de 2021

OPERACIÓN BIKINI EN NUESTRO KENNEL

Ya estamos en Junio, y es obligado charlar sobre algunos temas que entran en juego en estas fechas. "La operación bikini" como la llamo cariñosamente, consiste en ir poco a poco rebajando la condición corporal de todos los integrantes del kennel, hasta llegar a su condición más óptima, con el objetivo de poder retomar la fase de entrenamientos en la linea, con un peso adecuado a las temperaturas con las que entrenamos en esta fase. Este es un tema que ya hemos tocado en algún momento en Powerdogs, bien en formato podcast o por aqui en el blog, aunque creo que nunca hemos profundizado mucho en ello, por lo que vamos a dedicarle unas lineas en este post. Las pautas científicas en las que basamos nuestro método son las siguientes: Cuanto mayor es la temperatura ambiental durante el ejercicio, mayor es la posibilidad de incremento de la temperatura central (Tn) del perro (hipertermia), llegando a producir fatiga, alterando la actividad del área prefrontal cerebral y, además, reduciendo el tiempo hasta el agotamiento durante el ejercicio. Durante dicho ejercicio, la Tn es proporcional a la actividad del metabolismo energético, siendo muy importante el peso del perro en esta ecuación. Otro factor a tener en cuenta es el consumo máximo de oxígeno (VO2 Max) respecto al peso corporal, condicionado por la temperatura exterior. Siguiendo estas pautas científicas y deduciendo algunos conceptos más de nuestra labor observacional, hemos sacado una conclusión que nos permite modificar la condición corporal de nuestros perros en base a la temperatura ambiental de cada tramo del año.
La condición corporal 4, es la que integramos en nuestros perros durante los meses de la fase de entrenamiento en la linea, que menor temperatura hace. Ese tramo de tiempo corresponde al ciclo entre noviembre y abril. Esta es una condición corporal que permite a los perros entrenar con un equilibrio perfecto entre temperatura corporal y temperatura ambiental. Igual que nos sucede a los humanos, los perros también necesitan adecuar su peso a las condiciones ambientales que hay en cada momento, por lo que utilizamos este método con el objetivo de garantizar la salud de nuestros canes a la vez que potenciamos su maxímo rendimiento deportivo.
La condición corporal 3 la tenemos establecida entre los meses de mayo y octubre, coincidiendo con los meses de entrenamiento tanto en linea como en modo free running mas calurosos del año. Esta es una condición corporal que permite a los perros entrenar con un equilibrio perfecto entre temperatura corporal y temperatura ambiental. La reducción de un punto respecto a la anterior fase del año, nos permite afrontar todos estos meses asegurando que tanto la salud como su capacidad deportiva sean las mas óptimas. Con el paso de los años y de las horas compartidas con nuestros perros hemos observado una evidente relación entre la condición corporal y la temperatura ambiental a la que corren. Estas conclusiones no solo las hemos sacado entrenando en tierra, también en Noruega en nieve hemos podido ver como el organismo de nuestros perros sufre las consecuencias climatológicas y eso afecta a su rendimiento deportivo y por ende, a su salud. Los estudios científicos apoyan totalmente esta teoria y dejan en evidencia, una "práctica habitual" que nosotros y creo que mucha más gente hemos estado haciendo durante mucho tiempo. En las "habladurias populares" (pensando en Mushing claro) yo siempre he escuchado que los perros tienen que empezar la temporada "gorditos" para poder aguntar toda esa temporada sin que la condición corporal se vea demasiado comprometida a lo largo de dicha fase. Este consejo, que muchos de vosotros habréis oido alguna vez seguramente, no solo es totalmente erroneo según mi opinión (y la de la ciencia), si no que no aporta ni una sola explicación científica al respecto y compromete seriamente el bienestar de nuestros perros, recomendando algo que cuando logras adquirir un cierto conocimiento de tus perros y del entorno en el que te mueves, te das cuenta de que llevas tiempo haciéndolo al reves. Ese a sido mi caso, y gracias a que en los últimos tres años he podido pasar más horas con el equipo entrenando y me he preocupado mucho en estudiar el funcionamiento biológico de nuestros perros, puedo desmentir con total seguridad este "dicho popular". La moraleja que he sacado de esta experiencia, es que no todo lo que se dice tiene por que ser verdad. Lo mejor es que tu mismo compruebes la veracidad de algunas teorias populares sacando tus propias conclusiones, evaluando las diferentes situaciones a las que te enfrentas con tus perros a diario. Por lo que apoyándote en dichos conocimientos, los contrastes con lo que dice la ciencia y solo de esta manera, podrás hacer lo mejor para tus perros en cada momento.

viernes, 21 de mayo de 2021

MEMORIA GENÉTICA EN NUESTROS PERROS DE TRINEO

 Los que hemos criado durante bastante tiempo perros de trineo, sabemos que si nos basamos en el pool genético (parientes) a la hora de criar, tenemos a favor una cierta garantía de éxito en nuestra futura camada. Todo gracias al valor genético. Pero, ¿Cómo es posible?…

Osdalen (Noruega)

Varios estudios científicos llevados a cabo en los últimos años, revelan que los perros de trineo tienen un gen diferente a cualquier otra raza de perro. Los científicos han confirmado que debido a la selección de individuos realizada en los comienzos de la raza, la evolución genética a hecho que los perros que tenemos hoy en día, resulten ser los mejores de "unos ancestros elegidos por sus capacidades funcionales". Esto es un hecho y no resulta inquietante pensar en ello, pero... ¿Qué tienen en concreto este tipo de perros para aceptar de una manera tan óptima, todos los desafíos deportivos a los que se enfrentan.

Hablando en concreto sobre un concepto poco estudiado en perros de deporte como es la memoria genética, la ciencia ha descubierto que los perros de trineo tienen una firma molecular única, detalle que les otorga un genotipo y un fenotipo muy característico.

¿Cuántos de vosotros habéis apreciado su mejora en capacidad de rendimiento al principio de la fase de entrenamiento en arnés en los últimos años? Este aspecto es uno de los que más me ha interesado en los últimos tiempos. 

Concretando un poco más, he observado en los tres últimos años, un incremento bastante sustancial en una fase concreta de nuestros entrenamientos. Esa fase es la primera. Tramo de tiempo que se corresponde entre los meses de agosto y octubre en mi caso.


Siguero (Segovia)

Durante este tiempo, me he dado cuenta de que mis perros son capaces de tolerar sin ningún tipo de problema, un inicio de entrenamiento en la línea de tiro cada vez mayor en número de kilómetros respecto al año anterior. Esta apreciación corresponde a cifras concretas basadas en mis anotaciones cada año de los entrenamientos. 

Comparando los datos del 2014 en este aspecto (inicio de fase en la línea 10 kilómetros) respecto a los de 2017 (inicio de fase en la línea 15 kilómetros), todos los perros que entreno actualmente estaban iniciando su fase de entrenamiento en la línea en 2018 en torno a los veinte kilómetros. Esa cifra variaba dependiendo del clima, aunque por lo general se mantenía durante los primeros días de entrenamiento. En 2019, debido a un mes de agosto algo más fresco de lo habitual, pudimos probar un incremento de cinco kilómetros en esos primeros días, llegando a la conclusión de que esa variación con un clima favorable para ellos, no suponía mayor adversidad. Este último año (2020) también ha coincidido en días algo más frescos en agosto, por lo que me planteé empezar con treinta kilómetros a modo de prueba. Los días en los que la temperatura era lo suficiente buena para desarrollar esa distancia en esta fase del entrenamiento, los perros lo asumieron excelentemente, mostrando una capacidad que yo no conocía respecto al concepto de memoria genética. Su organismo toleraba un entrenamiento de dos horas y media a medias inferiores a los 14 km/h sin acusar fatiga durante, ni después del ejercicio, siendo muy positivas las conclusiones respecto a estos días en los que probamos dicha distancia en esta primera fase del entrenamiento.

Esto me hizo pensar en la capacidad que tienen estos perros de larga distancia tan seleccionados genéticamente a lo largo de las generaciones, para afrontar situaciones concretas como estas. Su mapa genético ha sido labrado durante décadas, con la idea de la mejora generacional.

Este aspecto no solo es causa de su evolución genotípica. La parte fenotípica a tenido una importancia denostada en la capacidad de asimilación de los perros con el paso de los años. 


Bruno


Yogui

Tenemos los datos científicos de la evolución del perro de trineo como raza a lo largo de los años, pero... ¿Y la evolución que hemos implantado en nuestro propio kennel precisamente sobre estos dos factores en los últimos años?

Este es un hecho que quizás no nos hemos planteado lo suficiente. Las camadas realizadas a lo largo de los años (en nuestro propio equipo) es algo que damos por obvio, buscamos la evolución hacía un estándar más optimo según nuestras preferencias. La búsqueda de un genotipo concreto con la selección de los padres que más se ajustan a nuestros gustos, está mezclada con la elección de varios fenotipos concretos con el mismo objetivo. Esto dos hechos están totalmente relacionados con el resultado de nuestra camada. Perros mas evolucionados que sus predecesores. 

El concepto de memoria genética, no es algo que personalmente me halla planteado hasta hace pocos años. Desde luego, la mejora en la capacidad de los perros en recorrer más distancia con menor acumulación de entrenamiento en el organismo durante las primeras semanas de entrenamiento, se debe directamente a nuestra propia evolución hacía nuestra preferencias, y sir ser algo que me planteaba tan expresamente antes, ahora a pasado a ser una regla de oro a tomar en la decisión sobre hacer una camada.


Rubén Rb





jueves, 22 de abril de 2021

Mi experiencia en el puesto de control de Finger Lake Iditarod 2021 - Traducción del artículo de Will Koeppen-.

 En marzo de 2021, me ofrecí como voluntario para formar parte del equipo de  Iditarod y fui asignado para ayudar en el puesto de control de Finger Lake, cerca de Winterlake Lodge . Para el tramo de salida contamos con dos miembros del personal de comunicaciones (Leslie y Caitlyn), cinco equipos de seguimiento (David, Clint, Kayli, Jeff y yo) y seis veterinarios (Kimbo, Rachel, Heather, Kristen, Jack y Mack). Todas las posiciones implican mucho trabajo manual y no hubo mucho tiempo de inactividad (cuando los equipos de perros están en el puesto de control suelen ser los momentos más ocupados), pero pude sacar mi cámara varias veces para documentar la escena.


Allí, debido a algunas predicciones del clima entrante, nuestro grupo partió hacia Finger Lake cuatro días antes de que los Mushers y sus equipos comenzaran a salir desde Deshka Landing. Para llegar allí, volé en helicóptero quizás por segunda vez en mi vida. Tuvimos un clima hermoso y realmente aprecié las bajas altitudes de vuelo.


El monte Susitna es un punto de referencia increíblemente común que parece un poco intocable, al estar al otro lado de las marismas de Knik Arm. Desde el aire, era obvio que el área entre Port Mackenzie y Mt. Susitna se ven un montón de motos de nieve, lo que fue un buen recordatorio para mí de lo poco que sé sobre áreas que son populares entre los grupos de usuarios motorizados. Las motos de nieve y las huellas de animales compartían los caminos más comunes siguiendo serpenteantes ríos helados y cortes sísmicos largos y rectos a través de árboles y pantanos. La punta de algunos de los arroyos parecían un terreno poligonal, pero todo era por el rastreo de los alces a través de la nieve profunda.



Aterrizamos en el lago justo cuando otros voluntarios llegaban en avioneta. Ya era tarde, así que nos pusimos manos a la obra de inmediato montando carpas y organizando nuestra zona de cocina. Las carpas del Arctic Oven eran muy pesadas (~ 45 kg cada una, con el suelo adicional y el piso de lona), y no tienen ventanas transparentes, por lo que era difícil saber qué estaba pasando afuera si estabas adentro. Pero fueron bastante sencillos de configurar y organizar, completamente a prueba de bombas una vez que estuvieron anclados y no tuvieron problemas de condensación en absoluto, lo cual fue una gran hazaña considerando nuestro equipo nevado y sudoroso. Cada tienda tenía una estufa de propano Nu-Way que mantenía las cosas muy cómodas, y compartíamos generadores que funcionaban al menos unas pocas horas todos los días. Dormimos de dos a tres personas por tienda, lo cual era mucho espacio. Considerándolo todo, era muy cómodo para acampar en invierno.



También instalamos nuestras dependencias. En Finger Lake empacamos todo con las llamadas bolsas de desecho ( kits de inodoro Cleanwaste GO Anywhere ). Es esencialmente un sistema de doble embolsado con una grava química que convierte tus desechos en un paquete limpio y sin olor que se puede tirar en la basura normal. Es el mismo sistema que se usa para otras áreas ambientalmente sensibles que reciben mucho tráfico humano, por ejemplo, el Gran Cañón.


Mientras configuramos nuestra área, tuvimos cierta superposición con el Iditarod Trail Invitational que también tenía un puesto de control en Finger Lake. Para el ITI, los participantes podían participar en bicicleta, esquiar o ir a pie en un recorrido de 350 millas desde Big Lake hasta Rohn y viceversa. Este año, los finalistas tardaron de 4 a 10 días en completar el recorrido, y las personas en bicicleta consiguieron los tiempos más rápidos. A menudo me he inclinado hacia la comunidad autosuficiente, y fue divertido ver a algunos amigos atletas venir y animarlos. Las imágenes de abajo son Corrie Smith (bicicleta) de Anchorage, Alaska; Ryan Wanless (correr) de Sturgis, Dakota del Sur; Sunny Stroeer (esquí) de Kanab, Utah, y Sarah Hurkett de Eagle River, Alaska (carrera).


Sorprendentemente, cada puesto de control de Iditarod es diferente. No solo porque están en diferentes lugares, sino también porque tienen diferentes historias, tradiciones y personas que las dirigen. En Finger Lake, a los Mushers que necesitan agua se les proporciona un hoyo estilo pesca en hielo, un cucharón, y eso es todo. En Unalakleet, los voluntarios (de los cuales hay muchos) entregarán agua fría o caliente a cada Musher en un bidón de 40 litros . La regla general para los voluntarios del puesto de control es que a cada Musher se le deben ofrecer las mismas comodidades en ese puesto de control.

Sin embargo, hay algunos puntos en común que incluyen (1) una entrada donde un inspector registra el tiempo de un equipo y la cantidad de perros que tiene, y un veterinario revisa su libro veterinario, (2) lugares para estacionar los equipos si quieren descansar, ( 3) bolsas etiquetadas de comida para perros y humanos y equipo de repuesto (por ejemplo, calcetines secos) que los equipos han pagado para enviar al puesto de control, (4) paja para que los perros duerman, (5) una fuente de agua, (6) " Heet ”, un combustible para cocinar a altas temperaturas, (7) lugares para poner basura y bolsas de equipo que los Mushers quieren enviar de regreso, (8) una forma obvia para que los equipos regresen al camino yendo en la dirección correcta. Muchas de estas cosas deben crearse desde cero utilizando los materiales disponibles, por ejemplo, nieve, fardos de paja y estacas de madera. El puesto de control de Finger Lake también tiene un acceso conveniente a un cobertizo de almacenamiento en el albergue, por lo que teníamos una pila de trineos, palas, luces, vallas para nieve, letreros hechos por equipos anteriores, etc. para trabajar. El personal del albergue también colaboró bastante ayudando a transportar algunos equipos con motos de nieve y perforando el pozo de agua con su máquina de gasolina.



Cuando todo terminó, preparamos unos 50 sándwiches. Este puesto de control está muy cerca del inicio de la carrera, por lo que muchos equipos vienen en rápida sucesión, y una vez que comienza, ni siquiera hay tiempo para prepararse un sándwich. Luego nos sentamos juntos. No sabíamos exactamente cuándo comenzarían a llegar los equipos, pero basándonos en años anteriores, esperábamos aproximadamente el primer equipo alrededor de las 4 am del 8 de marzo.


En años anteriores, los voluntarios en los puestos de control de Iditarod tenían acceso a Internet rudimentario, lo que nos permitió verificar dónde estaban los equipos en el camino. Esta información se utilizó para prepararse para los equipos entrantes, especialmente cuando llegaban en medio de la noche. Este año, Iditarod tomó la curiosa decisión de negar el acceso a Internet y la información de rastreo GPS al equipo de comunicaciones mientras el equipo de medios oficial ("Iditarod Insider") estaba en el puesto de control. Entonces, no fue sorprendente cuando el líder de los medios despertó a todos de un sueño profundo a la 1:00 am - 3 horas antes de lo que todos esperábamos - gritando: "Nic Petit está a 4 millas de distancia. ¡Y se está moviendo a 10 millas por hora! " Fui el más rápido en levantarme de la cama y el único puesto de control oficial que llegó a la rampa de entrada a tiempo para su llegada anticipada. así que tuve que correr frente al equipo de perros de Petit para estacionarlos en nuestro primer carril a la 1:17 am.


Las siguientes 16.5 horas fueron un borrón de equipos de perros estacionados, rastrillando paja, respondiendo preguntas y apagando incendios metafóricos mientras llegaban 45 equipos de perros, la mayoría de los cuales todavía tenían los 14 perros. Algunos equipos se quedaron unas horas, otros siguieron , pero en un momento tuvimos 18 equipos en el puesto de control, o ~ 250 perros con paja.












Aplaudimos al último equipo que salió del puesto de control a las 5:40 pm. Y luego dormimos.


La Iditarod fue una carrera de ida y vuelta este año, y tuvimos seis días de inactividad antes de que los equipos de perros regresaran a Finger Lake. Después de unos intensos días de trabajo, fue difícil reducir la velocidad. Reajustamos las rampas de entrada y salida para acomodar a los equipos que viajaban en la dirección opuesta. Arrastramos el backhaul desde el campamento hasta la pista de aterrizaje para volar. El equipo de la organización nos dio un breve pero hermoso paseo por el trail, y fuimos en trineo por el Iron Dog Trail.



En el segundo día de nuestro "descanso", el viento se levantó, dejando varados a algunos miembros de la tripulación que se suponía que iban a volar de regreso a Anchorage. Con la gente extra y el tiempo de inactividad forzado, desayunamos en la tienda, pero nos detuvimos durante las cenas, charlando. Cantamos "Feliz cumpleaños" a Clint y Jeff nos cantó dos canciones sobre los placeres de la cerveza. David intentó hacer un bote de hielo con un trineo a reacción y una bolsa de basura. Intentamos montar dos carpas a las que les faltaban piezas críticas y terminé de leer "Dune".



Cuando el viento amainó unos días después, nuestros seis amigos veterinarios volaron y obtuvimos cuatro nuevos integrantes: Laura, Tonya, Lynel y Jodie. David, Clint y también volaron, lo que hizo que el campamento se sintiera bastante tranquilo. El resto de nosotros esperó, mirando a los equipos en el rastreador GPS y haciendo conjeturas sobre cuándo llegarían y cuánto tiempo se quedarían la segunda vez.



En la etapa de salida, Finger Lake vio pasar a 45 equipos de perros en menos de 24 horas. En la vuelta, vimos 36 equipos (los otros habían abandonado) repartidos en 63 horas. Y esta vez, la mayoría de los equipos pasaron menos de 10 minutos en el puesto de control. En gran parte se debió a que Skwentna, la siguiente parada, tenía un descanso obligatorio de 8 horas para los equipos de perros. Pero también fue un excelente clima para viajar: días soleados y noches tranquilas con un trail difícil y rápido. Estoy seguro de que ayudó que todos los equipos apuntaran ahora hacia casa. Dado que nunca había tantos Mushers en el puesto de control a la vez, los voluntarios se movieron haciendo un sistema de turnos. Y durante los períodos de inactividad, comenzamos a hacer inventarios y a limpiar y guardar todo el equipo que pudimos para el próximo año.









Después de que el último equipo abandone el puesto de control, comienza otra carrera loca. Tuvimos cuatro días para levantar el puesto de control, pero solo ~ 12 horas para levantar el campamento. Tiendas de campaña desmontadas y enrolladas; desmontaje de vallas de listones y nieve; Estufas, generadores, cocina y cajas de comunicaciones empaquetadas. La paja usada se rastrilló y se amontonó. (A Rosie, una competidora de Iditarod del equipo de Martin Buser que ahora vive su retiro en el albergue, le encantó que toda la paja usada ahora le perteneciera). También clasificamos y apilamos alrededor de 400 kg de comida para perros de repuesto. La mitad del equipo empacado fue arrastrado colina arriba y organizado en un cobertizo de almacenamiento, y la otra mitad fue arrastrada un cuarto de milla hasta la pista de aterrizaje.


A las 6 de la tarde, un helicóptero y una avioneta vinieron a recogernos a los últimos. El vuelo de regreso mostró lo rápido que se acercaba la primavera. Muchos pequeños arroyos ahora tenían agua abierta, la nieve se deslizaba por los techos de las cabañas y los arboles brotaban por todas partes a través de la nieve. De vuelta en la ciudad, estaba feliz de volver a las duchas de agua caliente y los burritos picantes.



Anexo: En caso de que esto sea interesante para la gente, quería proporcionar una nota sobre el COVID-19 y cómo afectó a la carrera de este año. El cambio más grande fue que toda la carrera fue desviada para evitar las aldeas. Esto era necesario, pero también un gran sacrificio, ya que la Iditarod es tanto un evento cultural como deportivo. También se implementó un plan integral de mitigación de COVID-19 este año que afectó a todos los voluntarios. El objetivo principal del plan era crear una burbuja temporal para los participantes, protegida por una gran cantidad de pruebas. Personalmente, me probaron cuatro veces en las dos semanas previas a la carrera antes de que me permitieran subir al helicóptero. En el puesto de control nos enmascaramos y mantuvimos la distancia social en la medida de lo posible, que era casi en todo momento. Había traído una variedad de máscaras porque no sabía cuál funcionaría mejor, y acabé decantándome por máscaras de papel desechables para trabajos en climas fríos. Se mojaron, pero cuando se congelaron pude moldearlos para que se mantuvieran alejados de mis labios, y podría agarrar uno nuevo cuando se volviera insoportable. En nuestro puesto de control, tuvimos especial cuidado de estar enmascarados alrededor de personas fuera de nuestra burbuja de voluntarios, es decir, el personal del albergue y sus invitados, los participantes de ITI y la gente ocasional de los medios de comunicación.

Will Koeppen 2021

Traducido por Rubén Rb.